El cierre desafinado y desarticulado del Museo de Formas, Espacios y Sonidos

Por YAMILETH PÉREZ (Catedrática Escuela de Artes Musicales UCR)

yamileth.perez@ucr.ac.cr

 

Resulta asombroso y contradictorio, que el gobierno haya cerrado el Museo de Formas, Espacios y Sonidos (MUFES), aludiendo que el mismo era un espacio excluyente. Esa afirmación no sólo es falsa, sino que también absurda porque es descontextualizada y desarticulada con la realidad. Al parecer quien tomó esa decisión, lo hizo desde un escritorio, repleto de información desafinada, incompleta e incorrecta.

Soy testigo de la calidad del servicio que brindó ese espacio, como coordinadora de un proyecto de Extensión Docente de la Universidad de Costa Rica, que estuvo vigente del 2003 al 2005. Durante ese periodo, se tuvo la oportunidad de visitar el lugar y aprovechar sus recursos, con niños y niñas menores de 5 años. Durante esas visitas, se  realizaron actividades, coordinadas con el personal del MUFES, dentro de planeamientos pedagógicos sistematizados, que  buscaron aportar aprendizajes significativos a grupos de infantes con diversas características físicas, aptitudinales, actitudinales y socioeconómicas. Por lo tanto, puedo garantizar que ese espacio fue totalmente lo opuesto a lo que afirman esas excusas: El MUFES fue incluyente, integrador y facilitador de espacios para los aprendizajes significativos. Les pregunto a los jerarcas encargados de tomar esa decisión: ¿Qué clase de seres humanos estarán esperando contribuir a formar? ¿Será que les resulta imposible deshacerse de la definición tradicional de la palabra "museo", la cual se caracteriza por ser elitista y excluyente? ¿Por qué?

Mi humilde opinión -aunque nadie me lo pregunte-, es que antes de tomar decisiones que afecten la educación de las mayorías, resulta trascendental considerar:

  1. Bajarse del “Pódium” y del "Olimpo Cognitivo".
  2. Afinar los sentidos.
  3. Recolectar la información pertinente, tomando en cuenta diferentes puntos de vista, tanto de profesionales especialistas en la materia como de visitantes y participantes.   
  4. Realizar observaciones in situ.
  5. Analizar toda la información, de manera objetiva, reflexiva y crítica.  

En otras palabras, si se tiene verdadera voluntad política para contribuir en la formación de las personas, se requiere acercarse al objeto de estudio con ojos, oídos, corazones y mentes abiertas, llenas de humildad, honestidad y criterio artístico pertinente. Soy músico y una educadora preocupada por el pasado, el presente y el futuro de los seres humanos, particularmente los que conformamos la sociedad costarricense.